Michael Jackson: un niño que nunca creció…

La unanimidad en los titulares de todos los periódicos del mundo a la hora de informar acerca de la repentina muerte de Michael Jackson deja claro que sí, que el artista de indescriptible color y nariz imposible que batió records de venta con sus discos y actuaciones, es, por aclamación, el rey absoluto del pop. Y sin embargo, en estos momentos en los que su pérdida es tan reciente, no son su música o sus inimitables pasos de baile lo único que interesa, porque como ocurre siempre con los mitos, y Jackson ya lo es, el halo de fatalidad y de inadaptación social, de extravagancia y, quizás también, de locura, es lo que mejor sirve hoy para dibujar con todos los matices las noticias sobre su fallecimiento.

 

Es su historia personal, plagada de escándalos y sufrimientos, de misterios y rumores, lo que más nos acerca en estas horas a su desaparición, porque más allá de la leyenda, a nadie se le escapa que Jackson era un ser hipersensible que ganó todo para después perderlo, en una caída hacia los infiernos que parecía no tener fin.

Y su muerte, sobre la que aún se desconocen los detalles, tan sólo unas semanas antes de que comenzara en Londres la esperada gira que le iba a subir de nuevo a los escenarios de los que nunca debió bajar y que, sobre todo, tenía que servir para pagar sus innumerables deudas, alimenta, aún más, el morbo acerca del excéntrico personaje de indudable genialidad artística, pero que llevaba demasiado tiempo sin ofrecer nada a su público.

 

Sin embargo, la muerte, que nada quiere saber de resurrecciones, ha dejado a miles de seguidores del cantante de Indiana con las ganas de volver a verle y escucharle; y ya nunca se sabrá si su voz y su danza de cincuentón retirado, con mascarilla y guante blanco, habrían estado a la altura de la expectación que el anuncio de su reaparición había creado en todo el mundo.

Lo cierto, es que sus incondicionales fans no encuentran consuelo. Para muchos de ellos, la vuelta de Jackson al mundo de la canción era, de algún modo, una cuestión personal. Quienes siempre le apoyaron, incluso en los momentos más duros cuando el excéntrico artista fue acusado de pederastia y tuvo que vérselas con la Justicia, empezaban a vislumbrar que sus infatigables esfuerzos para seguir apoyando a un ídolo al que costaba ya demasiado tiempo levantarse, iban a obtener, por fin, la merecida recompensa. Por eso, hoy muchos lloran no sólo de pena, también por la injusticia de que su corazón haya dejado de latir precisamente ahora, sin concederle una segunda oportunidad para demostrar que un artista sin ejercer su arte, no vive en realidad.

Desaparecido el hombre, las próximas semanas servirán para perfilar del todo la leyenda de su personaje, aquel al que nunca vimos feliz fuera de los escenarios y de sus fantásticos video clips que tanto gustaban en los 80. Será el momento de bucear en su biografía más oculta y lejana, la que ya hacía tiempo había descubierto los malos tratos que sufrió cuando era niño, un niño muy especial que con cinco años ya cantaba al frente de los Jackson Five y llevaba a su humilde familia a una vida de éxitos en la que por pocos años que tuvieras, no había tiempo para jugar. Un niño que impresionaba al mundo con su elegante y particular voz en canciones míticas como la bellísima “One day in your life”, que inventaba imposibles coreografías en las que el ritmo parecía haberle poseído y que revolucionaba el mundo del pop con “Thriller”, el disco más vendido en el planeta.

 

Un niño infeliz que se quedó atrapado en un cuerpo de adulto y que, conciente o inconscientemente, renunció al éxito de su arte para disfrutar, por fin, jugando en Neverland con otros niños, en el paraíso en tierra que él mismo construyó y al que jamás volverá.

 

 

 

Hasta siempre Michael…

Anuncios

Una respuesta a “Michael Jackson: un niño que nunca creció…

  1. me ha encantado este escrito,esta lleno de sensibilidad y no he podido para de leer hasta el final. Fantastico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s